Sustitutos de la sal: especias y condimentos

Quizás hayas ido a ver a tu médico de atención primaria y te ha diagnosticado hipertensión arterial. Entre otras cosas, es posible que te haya recetado un fármaco antihipertensivo, aconsejado perder peso (si tienes sobrepeso u obesidad) y que te haya dado una serie de recomendaciones. Muy probalemente, disminuir el consumo de sal sea una de estas recomendaciones. Y ahora, ¿qué hacemos?, ¿qué cambiamos en la dieta?, ¿buscamos sustitutos de la sal?

A pesar de lo que se piensa, la mayoría del consumo de sodio y sal no proviene del uso del salero, sino que es debido a la ingesta de productos ultraprocesados. Más concretamente, suele encontrarse en platos precocinados, salsas, sopas de sobre, embutidos y algunos quesos. Muy probablemente, si eliminamos el consumo de estas sustancias y llevamos a cabo una dieta saludable bien pautada que atienda a nuestros gustos y preferencias, podría no ser necesario prescindir de esa pizca de sal en el guiso. No obstante, existen condimentos y especias que pueden aportar ese sabor a nuestros platos que se pierde si les quitamos la sal

Especias sustitutas de la sal

¿Qué sustitutos de la sal podemos usar? 

Ajo 

El ajo es un alimento tradicional de nuestra dieta y, por ello, lo encontramos en multitud de platos o preparaciones típicos de nuestro entorno. Además, hoy en día, podemos comprarlo también en polvo, lo cual resulta muy útil para darle sabor de forma rápida a nuestra comida. El ajo en polvo combina muy bien con guisados, sopas, salsas, mariscos, pescados y carne. Podemos, también, picar el ajo fresco junto con perejil (ajillo) y usarlo en multitud de platos de pescados y mariscos. 

Cebolla

La cebolla, a pesar de que nos haga llorar, es un aliado excelente para darle sabor a nuestras preparaciones culinarias. También podemos hacer uso de la misma mediante su presentación en polvo, lo que la convierte en un recurso accesible y fácil de usar en muchas comidas. Es una muy buena opción para guisados, sopas, ensaladas, arroces, tortillas, pescados y carnes. 

Pimentón y pimienta

El pimentón es una especia famosa en nuestra gastronomía. De hecho, es imprescindible en el pulpo a la gallega, la sobrasada, el chorizo, patatas a la riojana, etc. En función del uso que queramos darle, podemos elegir pimentón dulce, picante o agridulce.

La pimienta, especia originaria de India y muy cotizada antaño, podemos encontrarla en diferentes versiones. En concreto, la pimienta negra va especialmente bien a la hora de aderezar carnes y pescados. 

Por último, tanto el pimentón como la pimienta son muy útiles a la hora de dar sabor a sopas, cremas o guisos de variedad de tipos. 

Orégano

Obviamente, el orégano viene muy bien para dar sabor a todo tipo de platos de pasta, pizzas, lasañas, salsas. También es un buen recurso para aderezar ensaladas o para acompañar quesos y carnes. Aun así, y como no todo en el monte es orégano, continuemos con la siguiente especia.

Albahaca

El aroma inconfundible de la albahaca puede servirnos para darle otro toque a nuestras ensaladas, sopas o salsas. Al igual que sucedía con el orégano, también podemos añadirla a nuestros platos de pasta y pizzas. Esta hierba aromática, además, podemos combinarla con limón para preparar vinagretas sabrosas y saludables.

Tomillo y romero

Pueden servirnos para condimentar platos de verduras o para aliñar ensaladas y darles un toque de sabor campestre espectacular. Además, son muy útiles en cualquier preparación que se haga al horno (boniatos, patatas, zanahorias, calabaza, etc.).

El tomillo, muy presente en nuestra gastronomía, puede comprarse seco o fresco. Puede hacerse uso de él en casi cualquier plato que se nos ocurra: guisados, estofados, carnes… Además, aguanta muy bien largos tiempos de cocción sin cambiar su sabor.

El romero, de uso típico mediterráneo, podemos comprarlo fresco o seco, al igual que sucede con el tomillo. El fresco le sienta muy bien a los guisados para dar aroma, metiéndolo en el guiso un tiempo y retirándolo después. Por otro lado, si tenemos romero seco, puede ser muy interesante usarlo en carnes asadas, pescados, guisados, arroces y platos de pasta. 

Cilantro

Junto con la albahaca, el cilantro es un buen recurso para la preparación de vinagretas con lima o limón. De la misma manera, aporta un sabor muy especial a cremas de verduras y guacamoles. 

Jenjibre

Esta especia, de aroma fresco y ligeramente picante, puede utilizarse para dar un toque a preparaciones dulces, como galletas caseras o panes. Además, también conjuga muy bien con otro tipo de platos como ensaladas, sopas y guisados.

Comino

Especia de la cuenca mediterránea, ligeramente amarga y muy recurrida en guisados (como las típicas lentejas), sopas y arroces. También es útil para aderezar pescados y carnes. Del mismo modo, suele ser un ingrediente fundamental en la morcilla, el hummus de garbanzos y el mojo picón. Es más, es un gran recurso si queremos aromatizar aceites a baja temperatura, aunque también aguanta perfectamente la fritura y el tostado. Podemos encontrarlo molida o en grano.

Cúrcuma

La cúrcuma es una especia amarillenta y de sabor suave que, además de usarse como colorante (E-100), es uno de los principales ingredientes del famoso curry y del Ras el hanut. Podemos hacer uso de ella en multitud de preparaciones: guisados, salsas, sopas, arroces, carnes, ensaladas, etc.

Pero la cosa no acaba aquí. También podemos probar otras especias como perejil, hinojo, laurel, menta, clavo, eneldo…

Si necesitas consejo, asesoramiento o ayuda, puedes contactar con nosotros. Nuestra manera de trabajar se basa en conseguir que el paciente sea capaz de obtener habilidades, herramientas y conocimientos para ser dueño de su propia salud y, de esta manera, alcanzar su objetivo. Ya sea perder peso, ganar masa muscular, aprender a comer de forma saludable o a convivir con una enfermedad (diabetes, hipertensión, sobrepeso, etc.). Todo esto podemos hacerlo de manera online o presencial.